más en mi flickr»
OffRoadSeries-13OffRoadSeries-12OffRoadSeries-11OffRoadSeries-10OffRoadSeries-8OffRoadSeries-9OffRoadSeries-6OffRoadSeries-7OffRoadSeries-5OffRoadSeries-4OffRoadSeries-2
Bienvenido lector/a:
Hace tiempo que no respondo a los comentarios, hace tiempo que no escribo en este blog, hace tiempo que ni siquiera me paso por él... tiene una sencilla explicación... mira la barra de direcciones... lo ves??? hay un 01 delante de abelcastosa que indica que esto es algo así como la temporada 1 de mi blog, temporada que ya ha terminado :D

Por eso agradecería que no te tomes a mal que no responda a los comentarios. Si no te funciona el truco de las BlackBerry, vuelve a echar un ojo e inténtalo de nuevo... otros lo han intentado y lo han conseguido :) Aún así, es posible que algo falte, si es el caso puedes encontrarme en contacto[a]abelcastosa.com

Un saludo!

Este tema puede que sea uno de los que a primera visto más cuesta asimilar a los nuevos usuarios de la red. No por nada en especial sino por la falta de seguridad. Darle dinero a alguien sin verle la cara no es algo a lo que estemos acostumbrados desde pequeños, y si ese alguien está a varios cientos, o miles, de kilómetros, o la cantidad tiene varios ceros parece que aún somos más reacios.

Con esto no digo que las compras por internet sean totalmente seguras ni tampoco que no haya timos… solo digo que nuestra falta de confianza, derivada de la falta de costumbre, puede que nos haga más vulnerables que de costumbre. Pero al fin y al cabo timos también los hay en la vida real… por desgracia. El caso es que cuando son bien usados, los pagos online pueden facilitarnos enormemente la vida.

Ya no solo me refiero a comprar unas camisetas, la última videoconsola o el último teléfono móvil en el otro lado del charco. Me refiero a algo tan molesto como pagar impuestos, por ejemplo. Algunas veces para pagar ciertas cosas tienes que dar unas cuantas vueltas y estar dispuesto a perder la mañana, otras veces solo pierdes unos minutos, pero siempre pierdes algo de tiempo y te ves obligado a modificar tu rutina.

Sin ir más lejos el otro día pagué desde mi casa, en Culleredo (A Coruña), el IBI de un piso y un par de cosillas más en Madrid. No sé que problema tenía mi madre con un papel que no tenía y debería tener y el banco no le cobraba o algo parecido.

Para pagar dichas tasas por internet simplemente tuve que buscar los recibos del año pasado para conseguir el identificador de las propiedades. Solamente tuve que escribir dicho identificador, el número de mi tarjeta de crédito; y en un par de minutos ya estaba todo abonado. No tuve que salir de casa ni perder ninguna hora viajando de un lado a otro.

Al final del día todos estábamos contentos. El ayuntamiento había cobrado, mis padres tenían una cosa menos en la cabeza y yo les había demostrado que en la red no solo hay porno y timos 😉

eh tú!!!!
si te hablo a tí!!!!
blanco
0
Quizá sea un buen momento para dejar un comentario...

Sorry, the comment form is closed at this time.